Creo que una llamada es la mejor forma para pedir cita. Así tu puedes hablar de lo que te preocupa y yo te explico cómo se van a desarrollar las consultas, cuánto tiempo duran, cuánto cuestan y cada cuánto tiempo se suelen tener. La ventaja de este método es que permite aclarar de forma sencilla todas las dudas que te puedan surgir y, de paso, empezamos a conocernos.

También, si lo prefieres, puedes mandarme un correo electrónico.

Estaré encantada de responder a todas tus consultas