• 07 JUN 13
    Los Exámenes ¡QUÉ NERVIOS!

    Los Exámenes ¡QUÉ NERVIOS!

    A lo largo de nuestra vida académica, todos nos hemos encontrado en muchas ocasiones con esa desagradable tensión ante los exámenes. Parece que el estómago se gripa, como los motores, no se puede uno estar quieto, el corazón decide trasladarse a la garganta, o esa es la impresión que nos acompaña. Empiezan a producirse sensaciones físicas que se identifican claramente como malestar.

    Y no menores son las sensaciones psicológicas. La mente no está para ocuparse de minucias: se producen distracciones, de pronto parece que se nos ha olvidado todo… ¡Madre mía! ¿Y para esto me he pasado la noche estudiando? Hay gente que llega a ese fenómeno frustrante que todo estudiante conoce como “la mente en blanco”. Es interesante conocer el efecto que produce la tensión nerviosa sobre la atención. Nos puede dar la impresión de que la ansiedad es un enemigo interior que nos captura justo en el momento en que necesitamos estar más calmados, pero lo cierto es que cuando tenemos que enfrentarnos a una situación exigente, que requiere de nosotros una respuesta rápida y eficaz, y la capacidad de desplegar mucho esfuerzo en poco tiempo, vamos a tener que recurrir a la energía que nos da esa tensión tan molesta. El cuerpo y la mente se preparan para una respuesta de emergencia. A nadie se le ocurre ir a un examen con la misma disposición que si estuviera en el sofá de su casa haciendo zapping. Lo que ocurre es que, si la ansiedad es excesiva, puede anular el efecto beneficioso y funcional. Esto actúa como una escalera: en los escalones bajos y medios se responde bien, pero si se llega arriba, las hormonas y neurotransmisores que regulan la ansiedad actúan con demasiada potencia:  la mente se queda en blanco. ¿Qué hacer para controlar este efecto? Ante todo, conviene tener clara una cosa: somos únicos, no nacemos en serie. Cada persona tiene una forma de ver el mundo y reaccionar ante él. Nuestra mente y nuestro cuerpo actúan a la manera nuestra, no a la de otro. Quiero decir que lo que a uno le da un resultado excelente, a otro le puede producir una crisis de ansiedad. Cada uno tiene ciertas recetas para enfrentar este fenómeno, pero hay que buscar el propio camino. Algunas ideas que os pueden servir: · No suele dar buen resultado no dormir la noche antes de un examen. La mente necesita descanso. Es preferible abandonar lo que no haya dado tiempo, confiando en la buena suerte, que optar por el atracón final a base de café y bebidas energéticas. · Si estáis cansados, este tipo de bebidas pueden ayudaros, pero en pequeñas dosis. De lo contrario pueden producir un efecto potenciador de la ansiedad descontrolada. · Hay gente a la que le va bien cerrar los libros un rato antes del examen y hacer otra cosa, incluso no hablar del tema. · Si los nervios amenazan con anular todos vuestros recursos, os pueden ayudar hacer ciertos ejercicios de relajación. Os propongo uno:

    Busca un sitio en el que te puedas aislar un poco con cierta comodidad. Cierra los ojos y centra toda tu atención un momento en tu respiración. Fíjate en cómo el aire entra por tu nariz, cómo refresca tus pulmones y baja por todo tu ser. Intenta una respiración profunda. Después vuelve tu atención a tu mente. Imagínatela como un espacio, como una habitación clara, vacía, en la que te encuentras en calma. Si se llena de inquietudes, despídelas por un momento con respeto, no rechazándolas como algo molesto, sino reconociéndolas y diciéndoles: dentro de cinco minutos te atenderé. Ahora estoy conmigo. Permanece así cinco minutos.

    Y recordad: nuestro cuerpo y nuestra mente son nuestros mejores aliados. Hay que tratarlos bien, en especial en los momentos en que más se necesita de su respuesta. Las sensaciones molestas son advertencias para que prestemos atención, no son malas. La época de los exámenes pasará pronto, en cambio el aprendizaje del control de la ansiedad nos será útil durante el resto de nuestra vida.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies