• 10 AGO 17
    4- Cómo detener un ataque de pánico

    4- Cómo detener un ataque de pánico

    Este artículo es una actualización de uno anterior publicado hace algunos años.

    Durante la serie de vídeos de Panic Away hemos visto cómo la ansiedad y el miedo pueden llegar a apoderarse de la vida de la persona que ha empezado a sufrir ataques de pánico. No se sabe cómo, pero lo cierto es que mientras más se intenta rechazar los pensamientos y emociones que incrementan la ansiedad, más presentes se hacen. El sentido común nos dice que esa situación es peligrosa para la salud y el bienestar personal, y por lo tanto hay que evitarla  a toda costa. El propio rechazo y la angustia actúan potenciando el malestar. ¿Cómo salir de este círculo vicioso?

    El vídeo propone una solución contraria al sentido común: No rechaces todas esas sensaciones desagradables que te invaden; al contrario, deja que el miedo y todo su cortejo lleguen y atraviesen tu cuerpo, fluye con él. Esto no es lo que más puede apetecer, seguramente. Quizá hasta nos parezca una locura. Sin embargo, el miedo tiene en sí mismo una dinámica según la cual, siempre que evitamos hacer algo o actuar de cierta manera por miedo, este crece. Para vencerlo, hay que atravesarlo.

    Este vídeo forma parte de una serie realizada por PanicAway, que tratan el tema de forma sencilla y amena. Está en inglés. Para los que no domináis ese idioma, he realizado una traducción, que adjunto a continuación. Espero que os guste.

    Traducción del vídeo

    Jane comienza por recordarse a sí misma que este es un episodio de ansiedad. No es dañino, y lo ha experimentado antes varias veces. No va a alterarse por las sensaciones que esta sintiendo y va a responder a la situación con una nueva comprensión.

    “Esto no es más que unas sensaciones corporales intensas”, se dice a sí misma. “No corro ningún peligro”.

    Empieza por observar simplemente las sensaciones, su corazón se acelera, su pecho se oprime. Su reacción inicial es rechazar y suprimir las sensaciones de ansiedad, pero decide que esa vía ya está agotada. Va a dejar que las sensaciones atraviesen su cuerpo y a procesar la bola que siente.

    Empieza observando el flujo de la ansiedad como un sube y baja en su cuerpo, y empieza a abrazar con todo su corazón y su mente esas sensaciones, dando la bienvenida al incremento de ansiedad y a las sensaciones extrañas.

    Este acto de acogida cambia su posición, asumiendo que cambia su actitud hacia las sensaciones, automáticamente con la experiencia empiezan a fluir más cambios.

    Hay un cambio inmediato en su cuerpo, y en su mente se mueve con el pánico en vez de suprimirlo. Ella da a las sensaciones que siente la libertad de estar allí. Para moverse y manifestarse de cualquier manera que deseen.

    Siente cómo la emoción y la ansiedad reprimida comienzan ahora a procesarse, incluso puede notar calor o sofocos. Este no es un momento tranquilo para ella, sino de sentimientos intensos. Es un momento de intensas sensaciones físicas en el que Jane lleva a cabo la fase final: Se dirige a su cuerpo y mente pidiéndoles más, les pide más pánico, más sensaciones, más del dolor que más la asusta.

    Este es el movimiento crucial que se necesita para asegurar el éxito y procesar completamente el miedo que está sintiendo. Pero a la vez que pide más con todo el corazón y la mente. Quita toda barrera de resistencia que ha creado mentalmente, El miedo es libre de pasar completamente a través de ella. El ciclo de pánico se detiene porque ella no esta luchando ya contra el miedo con su resistencia mental, en vez de eso, está pidiendo que, si algo realmente va a salir mal. Que pase ahora mismo, y dejar el viejo drama que ha construido a su alrededor.

    La aterradora experiencia está ahora completamente procesada a través de su cuerpo y su mente sin resistencia. Y si no se resiste más no habrá rebrotes de ansiedad y del ciclo de pánico.

    El beneficio es inmediato: La confianza de Jane comienza a remontar, ahora empieza a comprender que de hecho puede controlar esta experiencia, que hasta ahora consideraba incontrolable. Está participando en el flujo de sus sensaciones corporales y finalmente entiende el papel que ha cumplido permitiendo que la experiencia fluya a través de ella en vez de resistirla.

    Muestra que tiene el poder de dictar cómo se desarrolla un ataque de pánico y es solamente ahora cuando tiene herramientas psicológicas especificas para hacerlo. Mientras la ansiedad disminuye, ella no está muy segura de si se encuentra al borde, se siente bastante nerviosa, pero también se siente jubilosa porque sabe que, si el ataque de ansiedad vuelve en cualquier momento, puede confiar en que su cuerpo podrá procesarlo de nuevo, puede hacer esto tantas veces como sea necesario hasta que alcance el punto donde la sensación de ansiedad corporal se vuelva totalmente sin consecuencias.

    Podrá volver a sufrirlo pero las sensaciones no volverán a convertirse en un ataque de pánico

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies